Portada

ARWN logo 100

 

getsemani-titulo

Sentado a metro y medio de la hoguera y de espaldas al olivar permaneció unos minutos con la mirada fija en las ondulantes y encarnadas lenguas de fuego, que chisporroteaban a ratos a causa de algunos de los troncos, algo mas húmedos que el resto.

Pronto me quede solo, frente a El y con la fogata como único testigo.

A los pocos minutos inspiro profundamente, incorporándose. Le vi alejarse hacia el interior del olivar y detenerse, la luna , casi llena, solitaria entre miles de estrellas, se encargo de bañarlo con una luz plateada, oscilante a veces por una brisa que entraba de puntillas entre las hojas verdiblancas de los olivos. La temperatura había descendido notablemente haciendo tiritar a los astros.

Jesús me sorprendió cuando alimentaba la hoguera con una nueva carga de leña.

¿No duermes? -me dijo- sabes de la dureza de las próximas horas. Deberías descansar como todos los demás.

Le mire con curiosidad al tiempo que le invitaba a responder a una pregunta que llevaba dentro desde que le había visto alejarse hacia el olivar:

-¡Maestro! ¿Por que un hombre como tu necesita de la oración?

-Dices bien. El hombre mientras padece su condición de mortal busca y necesita respuestas y en verdad te digo que esa sed de verdad solo puede aplacarla mi Padre.

Ni el poder, ni la fama, ni siquiera la sabiduría conducen al hombre, al verdadero contacto con el reino de Dios. Es por la oración como el humano trata de acercarse al padre. Mi espíritu empieza a estar afligido y yo también necesito del consuelo de mi padre.

-Entonces si yo oro ¿ mis necesidades serán saciadas?

-Siempre que esa oración nazca realmente del espíritu.

En verdad te digo que el hombre se equivoca cuando intenta canalizar su oración y sus peticiones hacia el beneficio propio o ajeno.

Esa comunicación solo obtiene respuesta cuando obedece a un ansia de conocimiento o consuelo espirituales. Lo demás, las necesidades materiales que tanto os preocupan no son respondidas por consecuencia de la oración, sino por el amor de mi Padre.

-¿Por eso has insistido tanto en aquello de ¨ buscar primero el reino de Dios y su perfecta justicia...¨? -Si. El resto se os da por añadidura...

-¿y como debemos pedir? -Como si ya se os hubiera concedido. Recuerda que la fe es el verdadero soporte de esa suplica espiritual. -Dices que la oración siempre obtiene respuesta pero yo creo que eso no siempre es así. -Cuando las oraciones provienen en verdad del espíritu humano, a veces son tan profundas que no pueden recibir contestación hasta que el alma no entra en el Reino de mi Padre.

-No comprendo... -Si el hombre no ha alcanzado el grado espiritual necesario y aconsejable para asimilar ese conocimiento emanado del reino, deberá esperar, hasta que esa evolución le permita reconocer y comprender las respuestas que , aparentemente, no recibió en el momento de la petición.

-¿Esto explicaría ese angustioso silencio que parece constituir en ocasiones la única respuesta a la oración?

-Si, pero no te confundas. El silencio no significa olvido. Hay infinidad de respuestas indirectas, de acuerdo con la capacidad mental y espiritual del que pide.

Levante la vista hacia las estrellas y señalándole aquella maravilla le dije:

-¿Qué sientes ante esta belleza?

-Tristeza...

-¿Por qué?

-Si el hombre no es capaz de recibir en su alma la grandeza de esta obra, ¿cómo podrá captar la belleza de aquel que la ha creado?

-¿Es Dios tan inmenso como dices?

-Mas que pensar en la inmensidad de mi Padre, debes creer en la inmensidad de su promesa divina. Rebasa el espíritu del hombre y llega a producir vértigo en las legiones celestiales...

-Si, pero ¿De verdad el acceso al reino de tu Padre esta al alcance de todos los mortales?

-El reino de nuestro Padre -me corrigió- esta en el corazón de todos y cada uno de los seres humanos. Solo los que despiertan a la luz del evangelio lo descubren y penetran en el.

-¿A quien aborreces mas?

-En el corazón de mi Padre no hay lugar para el odio...deberías saberlo. Guárdate solo de los hipócritas, pero no viertas jamás en ellos el veneno de la venganza.

-¿Quién es hipócrita?

-Aquel que predica la vía del reino celestial, y en cambio, se instala en el mundo.

En verdad te digo que los hipócritas engañan a los simples de corazón y no satisfacen mas que a los mediocres.

-¿A quien estimas mas a un hombre espiritual o a un revolucionario?

El maestro sonrió y posando su mano izquierda sobre mi hombro, repuso con firmeza:

-Prefiero al hombre que actúa con amor...

-Pero, ¿Quién puede llegar a amar mas?

-Pregunta mejor ¿Quién puede llegar a comprender mas?

-¿Quién?

-Aquel que es capaz de amarlo todo. Pero ¡Cuidado!

Aquel que ama de verdad no coloca la palabra amor sobre su puerta tratando de justificarse ante el mundo.

Y el que da, tampoco escribe la palabra caridad para que todos le reconozcan.

Cuando alguna vez veas esas palabras, desvergonzadamente ostentadas en el mundo, no dudes que tienen la única finalidad de enriquecer y ensalzar a cuantos las esgrimen y airean.

-¡Aquel que es capaz de amarlo todo! ¡Que difícil es eso...!

-Nada hay difícil para aquel que ha aprendido a ceder.

-Pero ¿Qué me dices de las injusticias? ¿También debemos aprender a amar a los que nos humillan o tiranizan?

-Cuando llegue el caso, pide explicaciones a tu hermano, pero nunca le odies. Solo cuando miréis a vuestros hermanos con caridad podréis sentiros contentos.

-Ahora empiezo a comprender porque el mundo se siente infeliz...

-El mayor error del mundo es su falta de generosidad.

El que conoce y practica el amor no suele tener necesidad de perdonar: siempre esta dispuesto a comprenderlo todo.

El cansancio empezaba a apoderarse de ambos y, de mutuo acuerdo, decidimos descansar las escasas horas que quedaban ya para el alba. Mientras me envolvía en el manto, acomodándome lo mejor que pude bajo uno de los olivos, una estrella fugaz cruzo, rasgando el velo del firmamento y el de mi profunda melancolía.

Sin proponérmelo, había empezado a amar a aquel hombre.


logo-ss

 

Escribir un comentario

La finalidad de los comentarios es sumar valor a la comunidad y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos. Está terminantemente prohibido incluir agravios, calumnias, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o cualquier comentario discriminatorio. No se publicarán comentarios que no respeten las reglas. Senderos del Sur no se responsabiliza por el contenido, ni autoría de los comentarios de esta página.


Código de seguridad
Refescar

© 2005 - 2019 - Senderos del Sur

Licencia Creative Commons
Esta Página Web está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

 

1rss

Real time web analytics, Heat map tracking