Portada

ARWN logo 100

 

03203-sobrepuesta

La odisea de los Morros Episodio 3

Normalmente un articulo no comienza con una parte que se llame 3, pero es que el llegar a los Morros nos viene llevando tiempo y para nada fácil tramite.

Evidentemente hay un comienzo y fue por el 14 de mayo del 2006 donde fuimos a ver una picada que nos dirigiera con rumbo a tan preciado objetivo, esto generó el artículo que llamamos Ríos de Piedra con su particular desarrollo, esa evidentemente fue el episodio 1 emulando a George Lucas con la saga de Star Wars.

¿Cual fue la 2 entonces? Y ¿cuando?

00193 00194 00195
00198 00199 00204

Corría el mes de diciembre cuando el 27 pensamos en una ruta alternativa para llegar a los Morros remontando el Río Turbio... Subiendo luego la montaña y para buscar un curso de agua, donde siguiéndolo nos acercara hasta el bajo donde afloran estas masas rocosas, según se podía ver en el Google Earth era posible, aunque la coloración excesivamente verdosa del suelo hacia sospechar la presencia mortal, alucinante, estrafalaria y deprimente del Coiron Gigante, *Esa parte no esta actualizada en el Google y carece de detalles y de una buena vista de corta distancia*  

00207 00208 00211

Fue así que sin mayores problemas llegamos al pie de la montaña después de andar 12 km siguiendo la paralela del Río Turbio, fuimos tomando un rumbo Este hasta acercandonos por una traza, bastante áspera, que nos llevaria a esas áreas que te hacen sentir que estas a las puertas de la mitad de la nada.

Dany habia sido de la partida, y estaba estrenando un Yamaha Bruin, que acababa de integrar en ese momento su flota de alquiler, y buscaba tomar experiencia sobre el comportamiento del vehiculo de 350 centimetros cubicos y transmision lineal.

Como se ve en las primeras fotos, Agustin el menor de Carlos tambien se sumo en sus vacaciones de Navidad. Y luciendo un equipo de neoprene para pesca tambien estaba Fabricio, el incansable benjamin del grupo.

1041020
1041022
1041025 1041031 1041033
1041036

La marcha era muy lenta y cada vez mas difícil de llevar, ya no había huella, ni traza, ni tierra, todo era piedra y Coiron grande, se podría decir era mas una prueba de Trial que una excursión exploratoria.

De pronto una angosta orilla de un chorrillo nos pareció una autovía digna de seguir, y de hecho lo hicimos, avanzando un poco mas rápido y divirtiéndonos viendo a cantidades importantes de salmones de pequeño tamaño que se movían como con una sola conciencia de un lado a otro.

00213 00214

Luego llegamos a un alambrado y paramos a comer algo, había viento de considerable magnitud, y mientras comía pensaba si el alambrado era un buen parapeto para el viento que te sacaba el pan de la boca, mientras que la lluvia por momentos caía furiosa sobre nosotros, así que antes de hacer algún fastidioso comentario al respecto, recordé la definición de Carlos cuando dijo que el cerebro es como un flan dentro de un Taper, y la verdad es que a estas alturas ya estaba bien sacudido... o por lo menos eso creía. 

1041039 1041040
Terminada la aventura de comer, y abastecer de combustible los quad, nos encolumnamos para seguir.. el tema era para adonde, la autovía terminaba ahí, el negro decidió tomar altura para ver, sin duda la mas acertada, pero al llegar arriba.., la desilusión, el desamparo, ni intemperie había, era todo Coirón, de pronto mirabas alrededor y no había nada más que un piso llenos de chichones y sus consecuentes cráteres.. hasta donde se podía ver todo era igual, solo la luz te creaba la ilusión de que por allá estaba mejor que acá, pero el flan se sacudía igual.  
1041041 1041042
Llegado a un nuevo alambrado, surgieron diferencias de opinión de para donde quedaba acá y donde allá, el instinto decía una cosa y el GPS otra. Hay varias teorías al respecto.., creo que la del flan contra el Taper tiene algo que ver. O sea que seguimos para allá, lo que polarizo las opiniones, unos creían que volvíamos y otros que seguíamos.
29122006
Este tramo de marcha era sobre una traza que se interrumpía en algunos tramos pero que nos llevaba a un cruce prometedor serian 14 Km muy lentos y saliéndonos del trazado por momentos, ya que estaba mejor por fuera que en el sendero. La impaciencia de la tarde que caía y la lluvia que aparecía en forma intermitente, hacia que el tiempo de la llegada al cruce se hiciera interminable. Pero al fin lo hicimos con el sol acostado en el horizonte. La huella era un poco mas rápida y mas tranquilo para el flan. Empezamos a salir de lo desértico y comenzaban a insinuarse algunos árboles, la cortina de agua en el horizonte no nos permitía ver en que dirección podían estar los Morros y al mismo tiempo nos anticipaba el tiempo que nos quedaba antes que la tormenta nos alcanzara. Aun en la oscuridad se podía ver la negrura de cerros por delante y a la derecha y el descampado a la izquierda, el GPS funcionaba en forma errática, quizá la tormenta o un quisiyo. Sabia que los cerros eran parte de cordillera transversal, y el cruzarlos por algún lugar nos acercaría a la ruta. Tomamos la delantera con Dany con la consigna de que si nos separábamos por alguna razón retornaríamos al ultimo lugar en que estuvimos juntos, dado los diversos desvíos que surgían en la oscuridad, para este momento la lluvia era intensa y permanente, por la fecha en que circulábamos era casi seguro que no encontraríamos a nadie en ningún puesto o cosa parecida, de hecho pasamos cerca de algunos galpones, donde no se veían señas de vida, es decir, ni luz, ni humo en las chimeneas, en algunos tramos marchábamos tomando un sendero cada uno, para retroceder después de un par de minutos, y comentarnos que nos parecían y tomar la decisión de por cual seguir, para todo esto Carlos, Agustín y Fabricio, nos seguían con algunos metros de distancia, reagrupándonos cuando hacíamos una elección de nueva ruta. Paso a paso fuimos acercándonos hasta un puesto que estaba en las proximidades de una huella vecinal, con alambrados de confección reciente y de buena calidad, clásico de la estancia Santa Ana, vamos ¨Goyo todavía¨ Era la Luz al final del Túnel , pero cuando pasamos la tranquera parecía que también podría ser la locomotora que venia, el GPS seguía diciendo pavadas, y había un ¨No sabe, No Contesta¨ y también opiniones variadas y opuestas. Se pusieron en marcha y me quede quieto un rato, había algo conocido en ese lugar que indicaba que era para el otro lado, salí rápido para alcanzar a Dany que llevaba la delantera del grupo... Para todo esto se había detenido inesperadamente antes de que lo alcanzara. El negro mientras abría su reserva de combustible me dice: no es para acá, ya convencido del todo, di media vuelta y salí rápido, el viento metía el agua a presión dentro de la ropa, y en los guantes, los dedos se entumecían, pero había que aprovechar ese momento de adrenalina abundante que mantenía caliente el resto del cuerpo, fui abriendo tranqueras y solo me detenía en los cambios de senderos, y luego volver a acelerar, mantener un ritmo alto dentro de los limites de seguridad ayuda a mantener cierta eficiencia sicológica y no dejarte caer en crisis por la situación que enfrentas. De tanto en tanto reseteaba el GPS hasta que en un momento todo volvió a la normalidad con una indicación coherente de rumbo y distancia estimada a la ruta. Este confirmó que estábamos sobre un camino vecinal que conecta varias estancias, y que lo que había resultado conocido en un momento fue el recuerdo de una vieja travesía en la que pasamos por la sección San Antonio desde Fuentes del Coyle, con Dany unos 10 años atrás. La ultima tranquera, y metros después la ruta, llovía como en Vietnam y paramos para ver como estábamos, Carlos con el rostro desfigurado por el frío, se puso cuanta cosa tenia en la mochila, yo cambie mis guantes por unos de neoprene sin dedos y encima unos de polar, una combinación que funciona, mas si no tenes otra opción, coloque la carta plastificada en el pecho debajo de la campera, la que me abrigo bastante separándome del agua. Así seguimos por 40 kilómetros hasta 28 de Noviembre donde, donde pedimos unos cafés cortados (Patéticos) y echamos unos litros de combustible.    
 00661-sobrepuesta  
Esta parte "La Ultima" se vino charlando por un tiempo, y todo apuntaba a hacerlo en los días de Semana Santa, luego surgieron viajes, visitas y otros componentes que nos complicaban en esa fecha. El negro propuso el fin de semana del 24 de marzo que era feriado, y fijamos esa fecha para una salida de dos dias, teniamos una semana para armar el viaje... Terminarian siendo de la partida Enrique, Carlos, Fabricio y yo, no pudiendo Dany por razones personales.  
40033 40036 40035
40029 40030 40031
Alcanzamos la cima del Cerro Punta Gruesa, sin mayores problemas, como lo habiamos hecho cuando hicimos "Ríos de Piedra" de hecho hasta ahi nuestro camino seria conocido...

40037

40038

40040
Hasta aqui era terreno conocido, todo lo que veiamos era una linea hasta donde la vista daba, con rumbo Oeste / Este. Metro a metro se hacia mas estrecha y aspera por la presencia de piedras y la naturaleza que se empecinaba en borrarla con todos sus recursos.
40041 40042 40043
40044 40046 00654

Hablar de esa linea al Este, seria repetir otros relatos de esos tetricos, donde todo parece oponerse a que puedas completar una ruta pensada. Cambiamos varias veces de huella, por desparición de esta o por intransitabilidad, toda accion fuera de la traza era como en algunos casos, el ocupar media hora o mas para cruzar 300 metros de terreno en vistas de ir por un lugar mejor. Asi fuimos transitando con una temperatura de 14 grados centigrados, sin vientos de superficie, hasta llegar al cruce esperado cerca de las 16 horas. La nueva huella ahora hacia el Sur nos parecia una autopista en comparacion con lo recorrido, pudimos mejorar el promedio de marcha a unos 30 Km/hora, limitación esta, por la cantidad de Guanacos que corrian en la misma dirección en la que viajabamos, la gran mayoria de adultos saltaron el alambrado, pero algunas hembras con sus chulengos iban delante nuestro esperando un lugar donde sus crias pudieran cruzar, nos preocupaba el ultimo hilo del alambrado que era de púas, asi que seguimos tranquilamente sin acosarlos por varios kilometros, hasta que en un bajo de chorrillo se las arreglaron para cruzar sin mayores problemas.

03160 03161 03169

Despues de todas estas horas de andar en un paisaje semi desértico con una "Nada" como unico horizonte los primeros signos de vegetacion se hicieron visibles y es como que se integran nuevas fuerzas para seguir adelante.

Empezamos a buscar un lugar donde descansar y pasar la noche, para empezar el tramo final la mañana siguiente.

03167 03168
03171 03189
40074 40083 40085 40081

Tuvimos tiempo de armar bien el campamento, comer buena carne asada, y tomar unos buenos Cabernet. Nos falto agua, habiamos consumido lo que quedaba y no habiamos encontrado chorrillos para reabastecer, todo el terreno por el que transitamos esta muy seco, tendriamos aún unos cuantos kilometros antes de llegar a zonas con agua, casi en proximidad con los Morros. El ajetreo y esfuerzo del día anterior habia provocado una desidratación moderada la que se hacia notar.

Una vez armado el equipaje y asegurado el apagado del fuego emprendimos el tramo final a nuestro destino.

03204 03208 03211 00656
00657 00658 00660 00663
03224 03225 03226 03232
03243

Asi llegamos e hicimos contacto con uno de los Morros, nos queda uno por explorar por ser mas interesante por sus cuevas y nidos, y parece que se podria trepar con mas facilidad, dado que este por los derrumbes hay fragmentos de tamanos considerables en un par de centenas de metros a su alrededor, quitando viavilidad al transito con los Quad.  

  00672  
La vuelta a casa la hicimos saliendo por la estancia Glencross bordeando la Laguna Condor, Carlos se ocupo de avisar de nuestro paso al Administrador del lugar, y con un viento que nos traia a marcha forzada iniciamos el tramo de ruta, dos del grupo tuvieron que reabastecer en el camino y luego en la estación de servicio de 28 de Noviembre.

Escribir un comentario

La finalidad de los comentarios es sumar valor a la comunidad y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos. Está terminantemente prohibido incluir agravios, calumnias, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o cualquier comentario discriminatorio. No se publicarán comentarios que no respeten las reglas. Senderos del Sur no se responsabiliza por el contenido, ni autoría de los comentarios de esta página.


Código de seguridad
Refescar

© 2005 - 2019 - Senderos del Sur

Licencia Creative Commons
Esta Página Web está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

 

1rss

Real time web analytics, Heat map tracking