Portada

ARWN logo 100

 En un momento de nuestra historia aparece la oportunidad de ir un poco más lejos que la propia memoria y la ayuda de fotografías en papel, las que por el tiempo que tardaban en transformarse en realidad en esas épocas dada la distancia que nos separaba de lugares donde se revelaban he imprimían le quitaban la realidad, al participar fuera de tiempo con los comentarios que hacíamos sobre tal o cual salida.

De pronto Internet habría una brecha, un modo de invitar a un compañero de viaje desconocido, que desde algun remoto lugar se podria acercar y con el pormenor de la narración lograria hacerlo participar dandole ojos para que vea lo que habíamos visto o sentir lo que se sentía cuando éramos actores en las historias que se relatan.

En otro momento de nuestro tiempo y sin gran anuncio se desata una tormenta de nieve que en realidad fue preparando el terreno durante casi cuarenta días para dar su estocada final y hacer que esta fuera algo unico y hermosamente peligroso.

Este acontecimiento al tiempo de crear un montón de alertas hoy ya casi olvidadas, puso en evidencia la falta de historia escrita y debidamente documentada del comportamiento del clima en la zona.

Eso me llevo a pensar en que sería útil contar con una estación Meteorológica que permitiera documentar todas las variables, de forma de tener un archivo histórico disponible para quien lo necesitare. Obviamente había que ilustrarse un poco en el tema, conocer el léxico, escribir aquí y allá para ofrecer los datos que se publicaban, sin otro beneficio que el saber que mi pueblo contaba con información Meteorológica y la compartía abiertamente.

Hoy muchos sitios internacionales toman nuestra información y la publican, haciendo pronósticos muy acertados, ya que los datos son locales y no de ciudades vecinas.

Tenemos el orgullo de pertenecer a la Red Meteorológica Argentina, y emociona ver en el mapa de esta Red, allá en el extremo sudoeste continental nuestra señal como un pequeño faro dando la data del momento.

Había también otra parte, quizá más delicada, más personal y sutil.

Una salida como la solemos llamar tiene la secuencia de primero elegir el destino con varias rondas de mate por medio y la preparación para alcanzarlo, incluyendo equipo y todo lo que hace a la logistica del viaje, ver las posibilidades de quienes participarán y por ultimo.. realizarla.

Ya de vuelta viene la etapa de guardar en la memoria, las peripecias, hechos cómicos o dramáticos, vividos por todos y las metas alcanzadas, los acontecimientos sufridos por las maquinas, descubrir y maravillarse por lugares que quedarán celosamente registrados en fotos hoy digitales. Despues juntar todo el material, agruparlo y editarlo y como culmen escribir el relato lo mas ameno posible.

Siempre surge algo así como un punto aparte, un silencio interior donde a veces el alma puede hablar si se es dócil en prestarle un teclado y un par de dedos no muy diestros para que vuelque su vivencia, vivencia que como alimento de nuestro espíritu es lo que nos forma y moldea para ser lo que somos, sin decir bueno, regular o malo, simplemente lo que somos.

Nor

Reeditado 07/11/2013 Rio Turbio Santa Cruz Argentina


 

 

© 2005 - 2017 - Senderos del Sur

Licencia Creative Commons
Esta Página Web está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Real time web analytics, Heat map tracking